En los finales, los alfiles suelen crear una fortaleza junto a su rey, muy difícil de penetrar por el monarca adversario y que por lo general culmina en empate. El plan, en muchas posiciones es ir con el rey a proteger el peón pasado y obligar al contrario a cambiarlo por el alfil defensor de la posición. El bando defensor debe bloquear el paso con su propio rey.

Justo como en los finales de alfiles del mismo color siempre es mejor cuando el alfil puede hacer su trabajo en una sola diagonal. En la siguiente posición, el rol del alfil es detener los dos peones blancos pasados en la misma diagonal (b8-h2).

    AVERBAKH

   Juegan las blancas

El alfil negro está en una posición ideal, y las blancas no pueden hacer ningún progreso. 1.Rd5 Rf6 2.Rc5 Re7 3.Rb5 Af4 4.Rb6 Rd8 , tablas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Top