En una posición determinada, la estructura de peones determina  la actividad de los alfiles. Un alfil malo es aquel que se encuentra bloqueado por sus propios peones, todo lo contrario del alfil bueno. Uno de los más grandes jugadores de todos los tiempos, José Raúl Capablanca, formuló el siguiente principio: Cuando tú oponente tiene un alfil, debes colocar tus peones en casillas de su color, así mismo, si tú tienes un alfil, debes colocar tus peones en casillas de diferente color a este, sin importar si tu oponente tiene o no un alfil.

Por supuesto que no siempre debemos seguir este principio al pie de la letra. Hay situaciones que exigen colocar nuestros peones en casillas del mismo color de nuestro alfil, los casos más comunes es en los finales, donde se hace necesario, en muchas ocasiones defender  nuestros peones. En próximas entregas de este blog veremos un ejemplo.

La siguiente posición muestra  uno de los principios tratados en la unidad 1 del curso de EMEA: buscar un factor posicional que sirva de guía a la hora de decidir el juego. En este caso el alfil de g2 de las blancas es la clave del plan de las negras. Veamos el ejemplo.

Alatortsev - Levenfish, Leningrad, 1937.






















En el diagrama podemos observar como los peones blancos se encuentran en casillas del mismo color de su alfil, por lo que lo convierte en un alfil malo, todo lo contrario del alfil de d7 que es un buen alfil debido a que sus propios peones no obstruyen su paso, a la vez que protegen los cuadros blancos de las piezas enemiga. Este alfil y sus propios peones se complementan para controlar las casillas blancas y negras. Principalmente la casilla e5, un importante cuadro central que no puede ser atacado por el alfil o los peones blancos.

Basados en estos factores podemos concluir que el bando negro esta estratégicamente mejor.
 Observemos  como el negro ejecuta el plan que le asegura la victoria.

1. …Rf6  2. Re7 Th5!, el negro sigue otro importante principio: mejorar en cada jugada la posición de sus piezas, en este caso busca una posición más activa para su torre. 3. Th1 Re5!, centralizando el rey en final. 4. Rd3 h6.






















Ahora todos los peones negros están en cuadros oscuros. 5. h3 Tg5! 6. Th2 Tg3 7. h4 Tg8 8. Re2 g5 9. hxg5 hxg5 10. Rf2 g4! 11. Th5+ Rd4.






















12. Td1+?, esta movida lleva rápidamente a la derrota aunque otras jugadas no resuelven la situación. Por ejemplo, si  12. Th7 gxf3 13. Axf3 Ag4 14. Axg4 T8xg4 15. Rxc7 Rh4!, y las negras ganan.

12. ... Rc3 13.Th7 gxf3 14. Af1,  si 14. Axf3? Txf3+ 15. Rxf3 Bg4+ 16. Rxf4 Axd1, con ventaja ganadora negra. 14. ... Rc2! 15. Rd3 o 15. Ta1 Ag4 16. Txc7 Th8, con ventaja decisiva. 15. ... Ah3!?, también se gana con 15. ... Ag4 16. Txc7 Tg2+ 17. Axg2 (17. Re1 f2 mate) 17. ... fxg2.
Txf3 Txf3+ 17. Rxf3 Axf1 18. Txc7 Tf8.






















Con una pieza de ventaja y un fuerte peón pasado, las negras ganan fácilmente.

19. Td7 Rd3 20. Txd6 Ae2+ 21. Rf2 f3 22. Th6 Tg8 23. Th2 Rxe4 24. Th4+ Rd3 25. Th2 Tg6 26. b4 axb4, y la blancas se rinden.

A modo de resumen podemos decir que las negras ganaron gracias a su dominio de las casillas oscuras que le permitió a  su rey penetrar la posición blanca. Todo esto fue posible debido a la mala posición de las blancas determinada por tener sus peones en las casillas del mismo color de su alfil, lo que le permitió al negro encontrar el factor clave en la posición y ejecutar correctamente su plan.

Para profundizar en el tema de encontrar el factor clave en una posición, les recomiendo estudiar  la unidad 1 del curso de EMEA donde se trata el tema con gran profundidad, de una forma simple y con excelentes ejemplos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Top